Algas, tesoros del mar

Su naturaleza es fría y su sabor salado. Son un auténtico tesoro, cargadas de vitaminas, minerales y oligoelementos. Son unos importantes agentes depurativos y ayudan a estimular el metabolismo. Incluirlas poco a poco y con paciencia en la dieta vegetariana supone imprimir a esta de variedad y calidad.

Suavizan el agarrotamiento, eliminan el calor, desintoxican, neutralizan el material radioactivo, benefician el sistema linfático, son diuréticas y aportan muchos minerales. Contienen entre 10 y 20 veces más minerales que las verduras terrestres. Las algas ayudan en la alcalinización del organismo, algo fundamental para contrarrestar la tendencia a la acidificación de nuestro organismo. Son muy depurativas eliminan toxinas y ayudan a la expulsión del cuerpo de metales pesados y tóxicos gracias a su contenido en ácido algínico.

Ayudan a regular la presión arterial. Por su alto contenido en calcio las algas fortalecen los huesos, dientes, cabello y uñas, ayudan a prevenir la osteoporosis, refuerzan y tonifican el sistema nervioso y los riñones. Además, ayudan a perder peso y contribuyen a disolver las grasas y los depósitos de mucosidades que se producen por el excesivo consumo de lácteos.

Tipos de Algas

  • Wakame: De textura ligera y sabor neutro. Es rica en calcio y potasio. Indicada para uñas y cabello. Activa la circulación, ayuda al equilibrio del sistema nervioso.
  • Dulse: Es rica en hierro, potasio, fósforo, yodo, magnesio y proteínas, es recomendable para mujeres embarazadas, adolescentes y en casos de anemia.
  • Kombu: También conocida como Kelp Rica en ácido algínico (depurador natural de los intestinos) y ácido glutámico, el responsable de ablandar las fibras de las legumbres ayudando a su digestión. Protege el sistema linfático, fortalece el sistema digestivo, combate la hipertensión, facilita la digestión de las legumbres y ayuda a la absorción de nutrientes. Es alcalinizante y no altera el sabor de los alimentos con los que se cocina.
  • Nori: Tiene un alto contenido en proteínas. Es rica vitamina A, C, B1. Buena para la piel y la vista. Ayuda a bajar el colesterol y mejora la digestión.
  • Hiziki: esta alga es originaria del Japón. Rica en minerales. Baja el nivel de colesterol y previene caries. Es el alga de la regeneración. Hay que tomarla en pequeñas cantidades y siempre acompañada de aceite.
  • Espagueti de mar: Rica en hierro (9 veces más que las lentejas). Fósforo, potasio y vitamina C. Ideal para prevenir resfriados, anemias, osteoporosis, bajar el colesterol, fortalecer el cabello y uñas, retención de líquidos y como apoyo a dietas depurativas o de adelgazamiento.
  • Agar-agar: Una de las más ricas en yodo y oligoelementos, es laxante y depurativa.

Su consumo

Todas las algas se comercializan en seco. Lo que da una buena opción para tenerlas en la despensa porque pueden durar un año. Cuando se hidratan muchas de ellas multiplican su tamaño: como la wakame y la hiziki.

Es un producto económico aunque cuando compres el paquete te parezca que hay poca cantidad y poco peso para el precio que tienen. Cunde mucho porque hay consumirlas en pequeñas cantidades. Al ser un alimento seco es un alimento concentrado en sabor y en propiedades. Cuando las utilices por primera vez usa cantidades muy pequeñas.

Es un producto maravilloso pero se necesita tiempo para incorporarlo a nuestra forma de cocinar. Hay que consumirlas en pequeñas cantidades. Y no es necesario hacer platos exóticos, puede empezar por introducirlas en las recetas que habitualmente haga.

Propiedades Nutricionales

Alta en minerales. La mayor parte de ellas son ricas en hierro, calcio y yodo. Además con importantes cantidades de magnesio y potasio. Todas contienen Ácido algínico, responsable de ayudar en la expulsión de toxinas y metales pesados del organismo. El ácido algínico produce un efecto saciante y ayuda al tránsito intestinal. Rica en vitaminas, principalmente vitaminas A, C, D, E y K y las del grupo B (excepto la B12).

Fuente. Sivananda

 

 

publicidad