Hatha Yoga Pradipika

“La pequeña lámpara del Hatha Yoga” es su significado literal y los cuatro pasos que representa son: Asanas (posturas físicas), Pranayamas (respiraciones), Mudras (sellos energéticos que se hacen con las manos o con todo el cuerpo) y Nadamusandhana o proceso para llegar al Samadhi o Raja Yoga.

El enfoque principal que lo caracteriza y lo distingue de los textos de otras ramas del yoga, es la descripción de las prácticas y de sus consecuencias sobre la salud. El objetivo es lograr el control sobre los órganos corporales y sobre la mente para que el Yogui, gozando de buena salud, no encuentre impedimentos en su camino hacia el Raja Yoga, que lo conducirá hacia la liberación final. El autoconocimiento.

Con la práctica de Yoga desarrollamos la visión interior que comprende y “ve” que somos mucho más que lo que revela la frontera de la piel, en realidad tenemos cinco envolturas o Koshas, el prana fluye por estos Koshas en ríos o canales llamados Nadis, se dice que hay 72.000 de estos nadis invisibles fluyendo por el cuerpo, repartiendo la vitalidad universal a cada una y a todas la células de nuestro cuerpo.

Mientras vivamos nuestra vida sin comprometernos en el proceso de auto-descubrimiento, nunca despertaremos y haremos realidad nuestro pleno potencial. Los Yoguis dieron forma a este potencial, lo llamaron Kundalini, que representa una serpiente enrollada y durmiente en la base de la Nadi Susumna. Cuando empezamos a implicarnos en la disciplina yóguica y ahondamos más y más en el terreno interior de nuestro ser, despertamos esta energía durmiente.

El éxito en el Yoga depende del esfuerzo, la valiente determinación, la audacia, el conocimiento discriminativo, la perseverancia, la fe, (en las enseñanzas del Maestro) y el alejamiento de toda compañía superflua.

 

YOGA

El Hatha Yoga Pradipika está dividido en cuatro capítulos

No sistematiza el camino del yoga, pero proporciona muchas definiciones fundamentales sobre técnicas esenciales. La palabra Hatha, se compone de dos sílabas Ha (sol) y THA (luna) y propone trabajar con los dos aspectos del individuo.

Siendo las asanas la parte física y el primer componente del Hatha Yoga, nos otorgan quietud (tanto física como mental), nos libera de enfermedades y dan flexibilidad a nuestros miembros.

Asana es el comienzo de un camino, el punto de partida, proporcionándonos salud, flexibilidad, afloja tensiones psicosomáticas y hacen el cuerpo más flexible, firme y resistente, preparándolo para un trabajo más elevado.

Sólo cuando el cuerpo está preparado para las Asanas se puede comenzar con el Pranayama (respiración) y éste se practica para controlar el proceso pránico a través de la respiración. Las fluctuaciones de una influyen en la otra. El proceso respiratorio está conectado directamente con el cerebro, con el hipotálamo, el centro que controla las emociones, cuando las respiraciones son irregulares crea respuestas inadecuadas a nivel hipotalámico: al estar conscientes del proceso respiratorio y controlando, se controla todo el sistema.

Los Mudras son los sellos o marcas que autentifican, son gestos establecidos que expresan emociones determinadas, siendo los más importantes: Mahamudra, Mahabandha, Mahavedha, Khecari, Uddiyana, Mulabandha, Jalandhara Viparita, Vajroli. (Todas estas deben estar dirigidas por un profesor de yoga, a menos que se trate de un practicante avanzado y con conocimientos de las mismas)

El Samadhi, ese estado de equilibrio, en el cual la actividad vital decae y la actividad mental cesa… Todos los aspectos individuales se retraen, no hay temor, hambre, sed, cesa la dualidad y sólo queda la iluminación. No se percibe ni agrado ni desagrado. El estado de Samadhi está más allá del mundo físico, más allá del ego, y del mundo objetivo. Se consigue una total introversión de la percepción y cesación del proceso mental. Primeramente se abstrae el olfato, luego el gusto, la vista, la sensación, el sonido y finalmente el ego. No hay temor, tiempo, muerte, hambre, sed, simplemente la individualidad cesa… llevándonos a la culminación del Hatha Yoga que sería llegar al Raja Yoga o Yoga Real: La auténtica liberación.

 

El Hatha yoga Pradipika

El Hatha Pradipika es un tratado sobre yoga escrito hace miles de años, en la actualidad nos sirve para conocer la esencia del yoga, para ir a la raíz, siendo perfectamente adaptable al tipo de vida en Occidente, -como cada vez más estamos comprobando- sin perder la esencia y la virtud con la que fue escrito hace miles de años.

Vivimos en una vorágine de información, cambios, relaciones… y recurrir al Hatha Yoga como herramienta y disciplina de entrenamiento psicofísico para lograr mejor salud, a todos los niveles y conseguir autoconocimiento que nos haga ser felices, -teniendo en cuenta que ésta es la última finalidad de todo ser humano- es una buena opción, además de aprender técnicas psicofísicas nos proporcionará una gran dosis de bienestar, lo que repercutirá en primera persona y nuestra relación con los demás.

 

Fuente: Olga Barroso.

Asociación Internacional de Profesores de Yoga IYTA