“Les comentaré un poco sobre la existencia de los ángeles en distintas culturas, sacando un poco de unas de mis investigaciones, recopilaciones e interpretación que, si bien no las he publicado, ya están registrados:

La palabra “Ángel” proviene del griego “Aggelos” y su latinización “Angelu” que significa mensajero; intermediario entre los mortales y los dioses.

Varias culturas han reconocido a estos seres como nacidos de los dioses para su ministerio y están divididos en Guardianes y protectores, jueces y/o verdugos, vigías de la naturaleza, guerreros, reguladores de la humanidad y depositarios del poder cósmico.

Estos ángeles están divididos en Acólitos, Rebeldes y Renegados

El Acólito: Sirve a las voluntades y leyes supremas sin desobedecer y haciéndolas cumplir al pie de la letra, no suelen manifestarse ante los mortales, y si lo hacen , solo es para entregar o cumplir un mandado divino. Son los ángeles propiamente dichos.

El Rebelde: Sigue las leyes supremas a su conveniencia, desobedeciendo a veces las voluntades supremas u obedeciéndolas pero a su manera. A pesar de ello jamás faltan a la ley ni van en contra de ellas.

Suelen manifestarse a los mortales sea por orden divino o por propia voluntad, estos son los que instruyen o informan a los profetas o se relacionan con otros mortales para sus propios fines. En el latín antiguo se les conocía a estos rebeldes como “Demonos” que significaba “quien demuestra mucho o quien revela”

El Renegado: Son ángeles o entidades, quienes no obedecen y renuncian a las leyes y voluntades supremas yendo en contra de ellos por obtener un poder para gobernarlos. Estos se manifiestan a los mortales con frecuencia para usarlos para sus fines, corrompiéndolos para ir en contra de las leyes, así sometiendo sus espíritus y alistando soldados para su servicios. Estos fueron conocidos en el latín eclesiástico con el cristianismo como “Daeminium” que proviene del griego “Daimonion”, que significa “calumnioso”, o del griego “Diabolos” y en latín “Diabolu” que significa “quien obstaculiza”.

Los primeros vestigios de la existencia de estos seres se da en el año 3500 a.C en el antiguo Egipto pues su población atribuía los conocimientos de los sacerdotes a enviados del Dios Ra por lo que el 2755 a.C este Culto se convirtió en la religión oficial de esta cultura en la cual Thot seria uno de sus representantes ocupando el cargo de Escriba de los Dioses.

Más adelante (2700 a.C. aprox.) los Sumerios tendrían cuatros dioses que, por sus funciones, se considerarían ángeles ya que regulaban de la creación. Éstos fueron An (dios del cielo), Ki (diosa tierra), Enlil (dios aire) y Enki (dios del agua). Para estos dioses el acto de la creación implicaba el cumplimiento cabal de la palabra divina para mantener el cosmos en un movimiento continuo y armonioso y así evitar la confusión y el conflicto. Ellos concebían el ME como una serie de reglas y leyes universales e inmutables que todos los seres estaban obligados a obedecer.

El Patriarca Enoch (2600 a.C. Aprox.) hijo de Yéred y padre de Matusalén, relató en su Libro la vida de estos servidores y cómo es que estos bajaron al mundo enamorados de las mujeres. Los antiguos Israelíes asumieron la imagen de un concilio de dioses convirtiendo a todos ellos en ángeles que sirven a un sólo Dios.

En Grecia (1500 a.C aprox.) también simbolizaron a estos seres en su gran panteón de dioses, siendo Hermes (Mercurio en latín, Roma) quien tenía el cargo como Mensajero de los Dioses.

Los Vedas dan a conocer estos entes en la India. Se les denomina Devas (ángeles y rebeldes) y Asuras (renegados). Los Devas gobiernan tres regiones del cielo, el aire y la tierra y asisten a la humanidad con sus poderes. En la religión mazdeita los Asuras (o Ahuras) fueron asociados bajo la gran deidad Ahura Mazda con las fuerzas del bien mientras que los Devas (o Daevas) desempeñaban la función opuesta, siendo asociados con el espíritu maligno Ahriman.

Los Esenios concibieron completamente el hecho que los Angeles y los renegados (lado maligno dirigido por el dios Belial) veían al mundo como su campo de batalla y que usaban a los mortales como instrumentos para sus fines.

El Islam también desarrolló su propia jerarquía angelical que entre sus filas incluían a arcángeles (Miguel y Gabriel) y los portadores del trono de Alá (un león, un águila, un toro y un hombre). La jerarquía de los espíritus celestes islámicos se basó en la jerarquía que tenía la religión preislámica (politeísta). Los Jinni (plural:Jinn, femenino: Inniyah) se consideran rebeldes y renegados, mas pequeños que un ángel y formados de fuego o aire (habitando en él), en las llamas, bajo tierra y objetos inanimados. Estos pueden adoptar forma humana como animal. Pueden ser “buenos” o “malos” y según esta correspondencia serán bellos o feos respectivamente. Su apariencia es similar a los seres humanos y tienen necesidades corporales, reproducen su especie y mueren aunque viven mucho tiempo. Son conocidos por el vulgo como Genios.

Muchos dicen que los ángeles son seres de luz, la verdad es que toda entidad (incluidos nosotros) son seres de luz por que el espíritu se manifiesta a través de un brillo o esplendor. Todos tienen la oportunidad, en su debido momento, de llegar a estar en el grado de “ángel” o de “deidad” ya que todos ascendemos según nuestra voluntad con la que podremos escoger que ser pero hay entidades que nacieron en dichos rangos y nunca pasaron por la evolución del mismo espíritu (reencarnaciones).

Las entidades primarias que llamaremos ángeles “acolitos” o “primarios” son seres que su función sexual es masculino aunque sean asexuales y de formas andróginas no pueden reproducirse entre ellos pero tienen un comportamiento Escisión.

Algunos de estos seres, según cuenta Enoch, se materializaron como cuerpo de hombre gigante o poseyendo cuerpos de hombres que se reprodujeron con las mujeres mortales. Con esta reproducción generó una nueva raza de ángeles sexualizados (macho y hembra) con facultades reproductivas y libres de las voluntades supremas: los “rebeldes”, quienes están en grado inferior que los acólitos. Viven en ambos mundos (mortal y divino) y tienen la posibilidad de evolucionar por lo que pasan por reencarnaciones en el mundo material haciéndolo a través de un cuerpo mortal, co-existiendo como una simbiosis entre el espíritu mundano (hombres, animales, plantas, rocas , etc.) y el espíritu hibrido divino.

Estos híbridos utilizan a los mortales como vehículos para poder evolucionar con ellos a través de sus reencarnaciones.

Una gran mayoría de mortales conviven con este híbrido por lo que algunos sienten su presencia y estos a su vez los protege que cualquier peligro.

Estas entidades se fusionan con su portador cuando éste llega a despertar su Vril (también conocido como Factor Psi) otorgándoles grandes dones pero, considerando el factor Humano, habrá quienes utilicen (o sean utilizados) por este don al punto de corromperse convirtiéndose en “renegados”. El hecho es que ya sean híbridos o acólitos ambos pueden llegar a ser renegados según sus intenciones. La rebeldía es el límite entre el acólito y el renegado.

Su mundo es semejante a una Empresa o un Estado, cada Entidad Suprema tiene su tiempo de gobierno y así su administración pasa de mano en mano, jamás queda en una única potestad. Estos entes se relacionan con otros entes que rigen en otros planetas, sistemas, galaxias, universos y planos ya que como TODO es un sistema ordenado y sistemático.

Y este orden esta distribuido de la siguiente manera:

La primera clase de Jerarquía es Hayoth-Ha-Kodesh, que son la jerarquía por encima de las almas humanas. En esta a su vez se encuentran los siguientes planos (menor a mayor ):

  • Ángeles también llamados Aischim
  • Arcángeles también llamados Beni-Elohim
  • Principados también llamados Elohim
  • Virtudes también llamados Malakim
  • Potestades también llamados Tharschisim
  • Dominaciones también llamados Haschmalim
  • Tronos también llamados Aralim
  • Querubines también llamados Cherubim
  • Serafines también llamados Seraphim

Todas estas entidades obedecen a una entidad que es el espíritu de la Tierra.

Dentro de la función jerárquica más alta del coro celestial están Alah, Rah, Ormuz, Ahura Mazda, Yahve, Brahamma, etc. que son las primeros dioses conocidas que representan a las bases fundamentales la creación en este planeta o quienes fecundaron a la Tierra. Son seguidos por los entes creados o deidificaciones, éstos son creados por los hombres a partir de su fe y devoción que les da vida. Estos son: Amon, Krishna, Zeus y Cia. en ambas versiones (latina y greca), etc.

Estos son los últimos en la jerarquía pues son quienes velan, cuidan, protegen y castigan a sus fieles y seguidores además de encargarse de cumplir la función que los hombres le han atribuido.

De ahí les sigue la jerarquía de los entes elementales (ondinas, céfiros, salamandras y gnomos o según la cultura) quienes se encargan de velar por el buen funcionamiento del planeta creando un equilibrio dentro del ecosistema.

Una Jerarquía llamada Espíritus Superiores quienes tienen la potestad de mandar sobre los que se encuentran en menor escala.

El primero es Adonay, llamado “Ángel de Luz”. Éste recibe directamente del Ser Supremo (Padre Sol). A su inmediato servicio y con idéntica potestad son Elohim y Jehovam tienen la misión de hacer cumplir las órdenes que Adonay recibe y que ellos transmiten a su vez a los Espíritus encargados de su ejecución. Les siguen Mitratón, Azrael, Astroschio, Eloy, Milech, Ariel y Zenaoth que también tienen a sus órdenes muchos otros espíritus que les tienen una obediencia absoluta.

Luego están los Espíritus Celestes que forman verdaderos ejércitos tanto por su organización como por obediencia que se ejecutan las órdenes que reciben de sus superiores en jerarquía. Se llaman Espíritus Celestes pues habitan en el firmamento y los astros del espacio. Sus funciones son presidir el destino de cada mortal y dirigir los acontecimientos que le conciernen conforme a la voluntad del divino creador El Gran Padre, el CORE de nuestra galaxia (un hoyo negro). Pues fue en ese lugar en donde se creo la vida galaxia en su explosión.

Estos también reciben órdenes de los Espíritus Superiores para que ayuden y dicten el destino de los habitantes del planeta Tierra u otros.

Cada Espíritu Celeste no puede obrar sin que haya habido un arreglo previo con el astro al que corresponde y según lo que le permite la omnipotencia divina.

Ahora, existen 7 gobernantes:

  1. Aratrón, tiene el poder de cambiar instantáneamente en piedra o metales objetos diferentes y viceversa
  2. Bethor, confiere las altas dgnidades acerca el hombre y espíritus que le dan respuestas exactas, transporta los objetos de un lugar a otro además de proporcionar piedras preciosas y prolongar la vida indefinidamente.
  3. Phaleg, pertenece a los atributos de Marte, establece la paz y eleva a las altas jerarquías militares a quienres han recibido su marca
  4. Och, preside a los atributos del Sol, da larga vida y salud, distribuye la sabiduría, enseña la medicina y da el poder de cambiarlo todo en oro puro y piedras preciosas
  5. Hageth, bajo la influencia de Venus da gran hermosura a las mujeres que honra con su protección, les distribuye todas las gracias, cambia el cobre en oro y viceversa
  6. Ophiel, posee el poder de la transmutacióm metálica bajo el astro de Mercurio, da el medio de transformar la plata en oro
  7. Phul, gobierna las regiones lunares. Su potencia se extiende a la curación de infinitas enfermedades, cambia los metales en plata y protege a los navegantes además de dar una larga y próspera vida

Cada uno de estos gobernantes preside 490 años gregorianos. Bethor gobernó hasta el año 430 d.C., Phaleg del 430 al 920, Och gobernó hasta 1410, Hageth lo hizo hasta 1900 y actualmente estamos en el ciclo de Ophiel que durará hasta 2390.

A éstos se le ha confiado la dirección de la máquina del mundo.

Ésta clase de visión sobre la jerarquización del mundo también es comprendida por las culturas orientales (China y Japón)”

……………………………………………

“Tratado de Ángeles, Demonios y Dioses: Pasado y Presente” ® Tractatus 1997. Todos los derechos reservados. Konx Om Pax

 

Fuente: 4thwiseman.wordpress.com/2008/05/07/tratado-de-angeles-demonios-y-dioses-pasado-y-presente/