2– LA OBSERVADORA SILENCIOSA CÓSMICA

LA OBSERVADORA SILENCIOSA CÓSMICA

Cuando se completó el diseño, desde el Gran Silencio, se convocó a un Ser poderoso y majestuoso. A este Ser se le conoce como la Observadora Silenciosa Cósmica de este Universo. Dentro de su conciencia fue colocado el diseño de todos los planetas que iban a pertenecer al sistema de Helios y Vesta. Este gran Ser absorbió el plan de los Padres- Dioses, y aceptó la responsabilidad de mantener el CONCEPTO INMACULADO (inalterable) para cada planeta, hasta que Helios y Vesta le indicaran que había llegado el Momento Cósmico en el cual dicho planeta, en particular, habría de ser hecho realidad (externalizado).

LA OBSERVADORA SILENCIOSA PLANETARIA

A su debido tiempo, se convocó A OTRO Gran Ser llamado la OBSERVADORA SILENCIOSA PLANETARIA, quien recibió a su cuidado de parte de la Observadora Silenciosa Cósmica el plan para el nuevo planeta Tierra, a su vez aceptando la responsabilidad de mantener el Concepto Inmaculado (o inalterabilidad) para la Tierra hasta que el Plan Divino fuera cumplido hasta el último detalle. La Gran Observadora Silenciosa Cósmica mantiene los 7 planetas de este Sistema dentro de Su Corazón, mientras que la Observadora Silenciosa Planetaria individual mantiene un planeta solamente. La Observadora Silenciosa Planetaria asumió la responsabilidad de mantener el Concepto Inmaculado para la Tierra, con sus ríos, océanos, las grandes montañas y las vastas planicies, poniendo dicho patrón a disposición de los 7 Poderosos Elohim y Constructores de la Forma, patrón por el cual Ellos llevarían a buen término el Concepto Inmaculado, utilizando el material a partir del Cuerpo de Luz Universal de Helios y Vesta.

La primera actividad de la Observadora Silenciosa Planetaria es la de expandir su Cuerpo Causal, el cual se convierte en la cuna sobre la cual descansará el planeta y las 7 Grandes Esferas (con las cuales ustedes se familiarizarán eventualmente) son las 7 bandas de color del Cuerpo Causal del Observador Silencioso Planetario, a las cuales llegaron los Grandes Espíritus (los Grandes Ángeles y Devas Cósmicos), creando los 7 Ámbitos Celestiales de conciencia para las evoluciones que habrían de ocupar el planeta.

De la mismísima sustancia y energía de los colores del Cuerpo Causal de la Observadora Planetaria se tejieron los Templos, la Atmósfera misma de esas Esferas Internas. De la mismísima sustancia de dicho Cuerpo se tejieron los elementos para la Tierra. De las sustancias de Su Cuerpo Causal se tejieron sus vestidos (LOS 7 VEHÍCULOS DE QUE SE VISTE CADA CORRIENTE DE VIDA).

La humanidad no tiene concepto alguno de la fidelidad, consagración y sacrificio de un Ser que escoge mantener el Patrón y Diseño Divinos como Observador Silencioso de un planeta, durante millones de años adicionales a los estimados originalmente, para lograr su perfección. Este Gran Ser es un prisionero de Amor. Esta Grande y Bendita Observadora Silenciosa de nuestra Tierra ha mantenido el patrón según fue diseñado en el corazón de Helios y Vesta, y el patrón para CADA CORRIENTE DE VIDA destinada a manifestar la Perfección de Dios; y ha mantenido a CADA uno, así como a todos aquellos que han usado a la Tierra como salón de clases en el pasado, y aquellos que la usarán en el futuro, el patrón resuelto y firme que es el Designio de Dios que, un día, ¡todos han de manifestar en lo externo!.

Al fin ha llegado el Momento Cósmico para el nacimiento del Planeta Tierra. La Observadora Silenciosa de la Tierra está lista y, entonces, se convocan a los 7 Poderosos Elohim, los Constructores Cósmicos de la Forma.

Maestros Ascendidos
Libro de la Vida